Vacacionar en el verano será un 30% más caro

Los precios en los lugares de veraneo para la temporada que se avecina registrarán alzas sensibles, en comparación con lo que viene sucediendo con la inflación. Tanto alquilar una propiedad como comprar una carpa o una sombrilla están al tope de los incrementos veraniegos.

 

La cuenta regresiva para la temporada de verano 2018 ya comenzó, y las familias argentinas comienzan a hacer números para elegir su lugar de descanso. Los principales balnearios de la Costa Atlántica bonaerense se preparan para recibir a turistas de todo el país, y los precios, lejos de detenerse, han subido en forma considerable.

De acuerdo a informes suministrados por las cámaras de Turismo, la época estival llegará la temporada próxima con aumentos promedio de un 30%, donde sobresalen los rubros de alojamiento, alquiler de sombrillas y carpas, y gastronomía. A pesar de que la inflación ha ido en baja en los últimos meses y se espera que el año que viene el índice inflacionario no supere el 14% anual, los precios siguen en aumento.

En la ciudad costera más reconocida, Mar del Plata, alquilar una carpa por toda la temporada le costará al visitante entre $20.000 y $55.000, mientras que el alquiler de una sombrilla será de entre $16.000 y $44.000, dependiendo de si la zona elegida para instalarse se encuentra más o menos cerca del centro.

Con el caso de los alojamientos sucede algo parecido, ya que el arrendamiento de un monoambiente por una quincena saldrá en promedio $14.000, aunque sus valores pueden trepar hasta los $18.000. Rentar un departamento de dos ambientes costará una media de $17.500, al tiempo que uno de tres ambientes supondrá una erogación de $21.000. Algo similar sucede con los chalets, que en una zona balnearia se podrán alquilar por 15 días a un precio promedio de $27.000, lo que representa un 35% más que hace 12 meses atrás.

En cambio, si el turista quiere pasar sus vacaciones en un hotel, el rubro también sufrió subas cuantiosas. Una habitación doble en un hotel tres estrellas saldrá entre $1.500 y $1.800 por día, mientras que si se pretende pasar el verano en un establecimiento de cuatro a cinco estrellas, el importe oscilará entre $2.700 y $4.000 por jornada.

images (25)

Optimismo costero

A pesar de los valores exorbitantes que se aprecian en los bienes y servicios brindados a los turistas, desde las diferentes cámaras que reúnen a los empresarios marplatenses son optimistas al momento de prever lo que puede llegar a pasar en la próxima temporada, más que nada por el fuerte apoyo que viene recibiendo “La Feliz” desde el gobierno de María Eugenia Vidal .

En diálogo con diario Hoy, el secretario de la Cámara de Balnearios de Mar del Plata, Pablo Philapsidis, señaló que “las expectativas que tenemos son buenas. Este año nosotros optamos por que cada empresario elija los precios, y no ha habido grandes incrementos en los valores. Apostamos a que cada asociado a la Cámara pueda poner libremente el precio a su servicio y que cada uno defienda las razones de ese precio”.

Según el representante empresarial, se destaca que “este año notamos algo que hacía bastante no nos sucedía: el apoyo del gobierno provincial y de María Eugenia Vidal. Ella viene en serio a apoyar a Mar del Plata. Que sepa de los problemas que tenemos y nos dé soluciones a corto y a largo plazo lo vemos excelente. Eso hace que la ciudad avance”.

Por su parte, el presidente del Colegio de Martilleros de General Pueyrredón, Miguel Ángel Donsini, destacó que “en nuestro sector ya tenemos un porcentaje mayor de reservas en comparación con el año pasado y eso nos viene marcando una tendencia muy buena. La temporada está en alza, la gente está trabajando y el empresario está entusiasmado”.

“Nosotros tenemos que lograr ser competitivos, sabemos que el año pasado no fue una buena temporada y estamos trabajando junto a las autoridades provinciales para pegar el salto de calidad en la temporada que viene y poder volver a colocar a la Costa Atlántica como la zona turística por excelencia de la Argentina”, resaltó Donsini.

0000273449

Precios de vacaciones

Carpa por temporada entre $20.000 y $55.000

Sombrillas por temporada entre $16.000 y $44.000

Teatro $500 promedio el valor de la entrada

Restaurante $450 promedio por persona

En la playa 

Gaseosa $60

Churros 12x $100

Helado de agua $40

Pancho$65

Ensalada de frutas $80

Alquileres por quincena

Monoambientes   $14.000

Dos ambientes   $17.500

Tres ambientes   $21.000

Chalet $27.000

Hoteles

5 estrellas Habitación doble Desde $2.700

3 estrellas Desde $1.500

El impacto que tendrán las subas en las familias

La típica postal veraniega de vacaciones familiares por largos días en distintos puntos turísticos del país parece ser una imagen del pasado para muchos argentinos. Los altos valores de los alquileres y los precios de bienes e insumos han llevado a que las temporadas estivales se vuelvan más gasoleras que nunca.

De acuerdo a distintos organismos de consumidores consultados por este medio, los costos vacacionales se han vuelto inaccesibles para una familia tipo de cuatro personas.

Vale destacar que una comida con postre y bebida en un restaurante promedio no tan alejado de la zona céntrica saldrá alrededor de $450 por persona en el verano de 2018 en Mar del Plata. En tanto, una comida rápida (solo con bebida) tendrá un costo de $250 por cada integrante familiar.

Comer en la playa algo rápido también sufrirá aumentos. Una gaseosa costará $60, una docena de churros, $100; una ensalada de frutas, $80; un helado de agua, $40 y un pancho, $65.

Por su parte, el esparcimiento también tendrá sus incrementos. En el caso del teatro, la entrada promedio será de $500, mientras que un ticket para el cine saldrá unos $200.

images (24)

 

Fuerte desfasaje

Claudio Boada, director de la Unión de Usuarios y Consumidores, le informó a diario Hoy que “las vacaciones o los viajes de turismo son cada vez más gasoleros. Es algo insostenible para una familia. Pensemos los precios que andan dando vueltas, una comida rápida son $220 por persona, una familia con dos hijos no baja de $800 pesos, y si es comer bien, $1.600. Es una locura y se lleva el sueldo completo”.

Para el referente de los consumidores “una de cada tres personas sale de vacaciones. Si nosotros lo miramos desde el lado de la gente, desde los consumidores en general y el derecho al esparcimiento y a un descanso suficiente, me parece que estamos en una situación donde el turismo desaparece, por los fines de semana largos y como consecuencia de los altos precios y los problemas económicos cada vez mayores. El turismo va desapareciendo como una actividad de esparcimiento para todos”.

En el mismo sentido se expresó la titular del Centro de Educación al Consumidor (CEC), Susana Andrada, para quien el hecho de“pagar $40.000  una carpa, para una persona que va a la playa y que tiene derecho a tener unas vacaciones bajo el sol, con protección solar para sus hijos y las personas mayores, significa que hay un desfasaje de precios. El resultado es que la costa está vacía, poca venta, pocos turistas. Entonces, empiezan a bajar los precios los primeros días de enero porque se dan cuenta de que la temporada se va y no tienen nada alquilado”.

“Hoy la ecuación cambió absolutamente porque no estamos hablando de trabajadores con un buen poder adquisitivo sino, por el contrario, estamos hablando de trabajadores a los que les aumentan los sueldos igual o algunos puntos menos que la inflación, por lo que se les hace imposible veranear con estos precios”, recalcó Andrada.

Con destino al exterior

Una de las consecuencias que tienen los altos precios que habrá en la Costa Atlántica y otros destinos turísticos de la Argentina para este verano es que se haya comenzado a ver un gran incremento en los pedidos de paquetes de viajes y excursiones a diferentes lugares del exterior.

El dólar planchado y los cómodos pagos en cuotas con tarjetas han significado que se estime que casi un 35% de las personas que se tomarán vacaciones en el país, pasarán las mismas en el extranjero.

A esto se le suma que los bancos han otorgado facilidades en sus tarjetas de crédito para hacer compras en el exterior, algo a lo que también se sumaron las compañías aéreas, quienes han lanzado promociones para viajar más barato con el objetivo de promover el consumo y provocar un fuerte adelanto de las reservas para las próximas vacaciones de verano.

Los lugares de playa y relax lideran el ranking de solicitudes en las agencias de viajes por parte de los argentinos. Destinos como Florianópolis, Río de Janeiro, Miami, Cancún, Salvador de Bahía, Punta Cana, La Habana, Varadero y Acapulco llevan la delantera a la hora de elegir el descanso afuera del país.

Fomento del  turismo al aire libre

Como una manera de fomento del turismo en las familias argentinas, el Gobierno nacional y la administración provincial buscan, a través del lanzamiento de diferentes planes, estimular a la población para que elija las costas argentinas antes que las del exterior.

Es así que como incentivo se planea una fuerte acción cultural ofreciendo recitales, espectáculos y actividades al aire libre en forma gratuita, para que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades de ver a los artistas populares y de disfrutar de la cultura nacional.

Además, seguirá funcionando en todos los partidos de la Costa Atlántica una biblioteca móvil con el fin de motivar la lectura en la población, así como también una pantalla pública de cine que pasará clásicos del cine argentino. También se ofrecerán distintas disciplinas artísticas para los más chicos y los más grandes.

A eso se le suma la decisión oficial de conseguir más espacios y playas públicas para que todos los sectores sociales tengan acceso igualitario a todos los servicios. De esta forma se intentará dar respuesta a un reclamo que se repite temporada tras temporada por la falta de arena para quienes no pueden alquilar una carpa o una sombrilla.

Más presión para el bolsillo veraniego

A los incrementos en los alquileres de las propiedades, de carpas y sombrillas en los sectores elegidos a la hora de vacacionar, se suma también una serie de subas en productos y servicios típicos de la época estival.

Un caso paradigmático es el de las colonias de vacaciones, que según diferentes relevamientos tendrán un aumento promedio del 50% comparado con este año. Los valores oscilarán entre $4.000 y $6.000 mensuales de acuerdo al tipo y calidad del servicio de esparcimiento que ofrezcan para los más chicos.

Además de esto, existe un posible aumento que se está analizando aplicar en la Provincia de Buenos Aires en las cabinas de peajes de rutas hacia la Costa Atlántica. De acuerdo a trascendidos, el incremento podría trepar en las próximas semanas al 60%, luego de que una audiencia pública realizada en mayo habilitara a la administración bonaerense a aplicar una suba que hasta el momento ha sido aplazada.

En caso de que el porcentaje sea el pedido en la audiencia, el costo de los peajes aumentará considerablemente. Así, en la Ruta 2 el precio en las cabinas de Samborombón, La Huella y Maipú pasará de $45 a $75.

También, los valores se acrecentan en algunos productos típicos del verano, como los protectores solares, insecticidas y los repelentes para mosquitos. En las últimas semanas estos han aumentado su precio en un promedio de 40% en los comercios y supermercados locales.

Lo mismo sucede con los juguetes de playa para que los más pequeños de las familias jueguen en la arena. Los mismos han visto una suba media del 37%. Asimismo, en las casas de venta especializadas de sombrillas, sillas y mesas de camping, estos elementos han sufrido una progresión en sus valores del 35%.

Fuente: Diario Hoy

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: