[RESEÑA] THE COUNT LUCANOR (NINTENDO SWITCH)

A poco más de un año de su lanzamiento en Nintendo Switch, nos tomamos un momento para hacer una crítica del llamativo título indie The Count Lucanor, un juego que se destaca por lograr mucho con muy poco… y por ser posiblemente la experiencia más macabra de juego que vas a tener en años.

Desarrollada por los españoles Baroque Decay y porteada a Nintendo Switch por Ratalaika Games, The Count Lucanor es un juego que sus propios creadores definieron como “Resident Evil + Zelda”, pero que comprobó ser mucho más que eso.

Gráficos extremadamente pixelados, mecánicas de juego simples y un soundtrack casi únicamente consistente en un órgano sintetizado fueron más que suficiente para sumergir al jugador en una experiencia tan movilizante como aterradora. Dicho esto, hacemos la importante aclaración de que The Count Lucanor definitivamente no es un juego para cualquiera, y probablemente sea descartado desde un principio por jugadores que buscan una aventura RPG clásica.

Pero a aquellos fans de juegos de survival horror que buscan una experiencia innovadora y relativamente corta (pero re-jugable con 5 finales diferentes), les recomendamos que le den una oportunidad. En los próximos apartados cubriremos los aspectos más importantes de esta curiosa entrega.

Resultado de imagen para the count lucanor nintendo switch

INTRODUCCIÓN

The Count Lucanor es un juego de terror y aventura situado en un entorno medieval. El personaje principal, Hans, es un niño de diez años que vive con su madre en una casa muy humilde a las afueras de un pueblo rural. Su padre partió a la guerra hace mucho tiempo y aún no ha vuelto, por lo que el chico y su madre deben subsistir como pueden.

Cansado de esta triste realidad, Hans decide marcharse en busca de riquezas para sacar a su familia de su miserable situación. Poco después de empezar su aventura, y de alguna forma que no pudo entender, llega de repente a un castillo donde una criatura le ofrece en herencia la fortuna del gran Conde Lucanor, pero para lo cual debe pasar la prueba de adivinar el nombre de este sirviente. Este recurso, al mejor estilo Rumpelstiltskin, le deja al jugador una constante intriga capaz de moverlo hasta el final de la historia, siendo un incentivo duradero para enfrentar los peligros del castillo.

Resultado de imagen para the count lucanor gameplay name

La aventura que comienza siendo bastante light y hasta un tanto infantil empieza a tornarse perversa a medida que el jugador explora este misterioso castillo. Personajes oscuros, monstruos violentos y mucha pero mucha sangre, se cruzan en el camino de Hans durante su búsqueda de las ocho letras que conforman el nombre del sirviente.

A su paso, nuestro joven héroe va obteniendo diferentes objetos con los cuales puede pasar diferentes pruebas y desbloquear áreas nuevas, acercándose cada vez más a la misteriosa verdad sobre el Conde Lucanor y su castillo. Combinando esta premisa intrigante con una jugabilidad centrada en la acción del protagonista, los desarrolladores logran imprimir dinamismo en una historia más bien simple y de lento progreso.

Sin embargo, se destaca lo severo que es el juego a la hora de aplicar “castigos” al pobre Hans, los cuales se contrastan fuertemente con la poca recompensa que otorga cuando cumplimos metas en la historia.

GAMEPLAY

Como mencionamos más arriba, The Count Lucanor se maneja con las mecánicas de un típico juego de aventura guiado por la obtención de objetos y el uso de los mismos para superar obstáculos. Dentro de estas herramientas con las que nos topamos por nuestro camino se destacan dos por sobre las demás, ya que son fundamentales para definir el estilo de juego de esta aventura.

La primera son las múltiples velas que podemos encontrar en el castillo. Más útiles de lo que parecen, estas herramientas nos sirven para iluminar nuestros alrededores mientras caminamos (todo el castillo del Conde Lucanor está a oscuras excepto por algunas áreas), además de permitirnos dejarlas en el suelo para marcar lugares importantes, ver peligros a la distancia o simplemente iluminar algo que nos pareció interesante. Es simple, si captó tu atención, dejá una vela cerca por si acaso.

Resultado de imagen para the count lucanor nintendo switch

Por otro lado, reflejando uno de los aspectos más desafiantes del juego, se encuentran las monedas. Distribuidas por todo el castillo, este dinero sirve para comprar objetos y para guardar la partida. Así es, si juegan este inquietante título van a tener que pensar dos veces antes de grabar el progreso que realizaron. Conflictiva como pocas, esta mecánica suma un desafío más a todos los que el pobre Hans carga sobre sus hombros, obligando al jugador a ordenar sus prioridades y a veces presentando riesgos muy altos. Definitivamente una elección arriesgada por parte de los creadores, este factor funciona realmente bien al adecuarse al estilo de supervivencia que engloba a The Count Lucanor.

VISUALES

Es discutible definir qué es lo que se espera de un juego indie en términos gráficos. Justamente muchos juegos de esta categoría se destacan por su aspecto minimalista y el uso de estéticas retro o pixeladas. The Count Lucanor no es la excepción, presentando un pixel art que siempre muestra lo mínimo indispensable para que la imagen sea entendible. La intención es clara, pero la ejecución a veces puede quedarse a mitad de camino en este punto.

Imágenes compuestas por píxeles tan grandes y con tan poco nivel de detalle pueden alejar a jugadores que prioricen este aspecto. Sin embargo, para fans de los gráficos retro, este juego presenta un festín de texturas cuadriculadas que, como mencionamos antes, son lo mínimo indispensable para darle un lugar protagonista a la historia.

Resultado de imagen para the count lucanor switch

De todas formas, no todo en esta aventura tiene la misma estética. El juego cuenta con varias secuencias animadas que nos dan una oportunidad para ver el mundo de The Count Lucanor con más detalle. Estas animaciones permiten que los personajes y las situaciones cobren más vida, pero su ejecución da una sensación de falta de calidad en la animación, con acciones de pocos frames y movimientos de cámara un tanto toscos.

Resultado de imagen para the count lucanor cutscenes

SONIDO

Y así llegamos finalmente al punto en el que The Count Lucanor realmente brilla. La música 8-bit que acompaña a este título realmente brinda una atmósfera al mismo tiempo medieval y tétrica. Melodías fuertemente barrocas interpretadas casi únicamente en un órgano sintetizado, a veces más estilo chip-tune y otras más parecido a algo que podría escucharse en una iglesia, aportan mucho a crear en el jugador una sensación antigua y tradicional, como si el sonido proviniera de un viejo castillo descascarado.

Sin embargo, el factor más importante del sonido de The Count Lucanor definitivamente son los efectos sonoros. Ya sean respiraciones fuertes, gemidos de criaturas macabras o susurros en la distancia; los sonidos que acompañan el viaje de Hans están muy bien cuidados, logrando mantener al jugador en un estado de tensión constante. También los volúmenes de los mismos están cuidadosamente seteados, variando gradualmente a medida que Hans se acerca o se aleja de su fuente, y llegando a ser estridentes cuando la aparición de algo inesperado lo demanda.

Resultado de imagen para the count lucanor giulia

CONCLUSIÓN

Llegando al final de esta reseña, pasamos a enumerar lo bueno y lo malo de esta entrega tan única:

LO BUENO:

  • Objetivo simple y claro que da un incentivo constante para seguir jugando.
  • 5 finales diferentes que impulsan al jugador a volver a comenzar la historia eligiendo caminos nuevos.
  • Sonido muy pulido que ayuda a la inmersión en un mundo medieval tan antiguo como aterrador.
  • Sensación general de supervivencia y terror muy bien lograda con pocos recursos, destacándose los recursos de la luz y las guardadas de partida limitadas.

LO MALO:

  • Aspecto gráfico no tan cuidado como la historia y el sonido, con visuales a veces demasiado pixeladas y detalles toscos en las cinemáticas.
  • Falta de impacto al lograr objetivos: para un juego que castiga tanto las equivocaciones, cumplir metas no tiene recompensas valiosas.

Cabe destacar que estamos dejando de lado el factor macabro y siniestro de este juego, el cual puede ser tan bueno como malo, dependiendo de quién lo juega y su propia subjetividad.

En fin, The Count Lucanor es un juego que logra mucho con pocos recursos, su rejugabilidad y efectos sonoros opacan la baja de calidad en aspectos gráficos; pero no equilibran una ligera sensación de insatisfacción al terminar la historia.
Sin embargo, no deja de ser un título que vale la pena probar para fans del género de terror y supervivencia, destacándose por su originalidad y aire fresco propio de un juego indie.

PUNTAJE: 7,5

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: