F. VARELA Y QUILMES

QUILMES, ENTRE LOS DISTRITOS DONDE SE ROBAN MÁS AUTOS POR DÍA

Unos 150 autos son robados cada día en el Conurbano bonaerense. Es la región del país más castigada por este flagelo que sigue en alza. Los mayores focos de conflicto son los distritos de La Matanza, Lomas de Zamora y Quilmes. En uno de cada tres casos los delincuentes están armados y actúan con violencia hacia las víctimas.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas sentadas

Los datos fueron proporcionados por el licenciado en Seguridad Pública, Luis Vicat. Realizó un informe que refleja la gran cantidad de robos de automóviles ocurridos en el conurbano.

Vicat estableció que el número de automóviles robados se obtiene al sumar los hechos que se denuncian y los que no. Al mismo tiempo, se estima que en uno de cada tres episodios los asaltantes están armados y actúan con violencia hacia las víctimas.

El Conurbano es el lugar donde más robos de autos se dan a diario. Los municipios más afectados son La Matanza, Lomas de Zamora y Quilmes. Además de las cifras oficiales hay muchos datos extraoficiales.

Vicat aseguró que “Hay una falacia que dice que no existe la cifra negra (extraoficial) del delito automotor”. Cuenta que “el propietario tiene que denunciarlo por un tema de seguro o responsabilidad civil. Pero a veces los ladrones dejan el coche para ‘enfriarlo’ y aparece otra banda que está al acecho y se lo lleva”. Incluso, el especialista planteó sus reservas sobre la implicancia de esta modalidad en relación con el narcotráfico. Dijo que “A veces lo que se lo llevan lo blanquean como ‘remis 0,50’, que son los que transportan paco o consumidores de esa droga por el Conurbano profundo. Se trata de municipios como Laferrere, Isidro Casanova, José C. Paz, Moreno y el Bajo Lomas”.

De todas maneras, aclaró que ese es un porcentaje menor, por ejemplo, a los asaltos de vehículos a mano armada. Éste “Alcanza el 36% y se puede producir de dos maneras: a través de la emboscada o a través de la encerrona”, explicó Vicat.

“La emboscada es violenta. Vas por una colectora o una calle y te tiran algún artefacto, por ejemplo un maniquí vestido. Vos frenás y te abordan motochorros o gente a pie que está armada y te saca el auto. La encerrona es más dinámica. Vas por la calle y un coche se te cruza adelante, otro atrás y te roban el vehículo. Hasta eventualmente te secuestran” explicó.

Modalidad de robos

El resto de los episodios (la mayoría), tiene el sello de los “yugueros”. Éstos son los que aprovechan cuando el dueño está lejos del rodado y se lo llevan. “En algunas zonas, coche que dejás en la calle es coche que te levantan”, advirtió el experto en Seguridad.

Una vez completada la modalidad, llega la hora para los delincuentes de decidir qué hacer con los vehículos. Al respecto, Vicat precisó que “los dos grandes rubros son cometer delitos durante el mismo día o noche. También para la venta y desguace de autopartes”.

“El mercado de autopartes sirve también para retroalimentar el ciclo. Muchas veces llegan con camionetas utilitarias, se ponen a la par de un auto y tapan la maniobra que están haciendo. En 60 segundos te dejan sin las ruedas y no te das cuenta. Eso va directo al desarmadero”, alertó. De todos modos, el especialista consideró que “también puede ocurrir que los delincuentes cometen dos o tres hechos y en la madrugada lo dejan en un lugar predeterminado, cerca de un asentamiento donde están los despiezadores, que le sacan lo que se puede vender como autopartes en los ‘negocios grises’ y al resto lo prenden fuego”.

Y lamentó: “Este tipo de delito fue en alza porque no son bandas específicas que se dedican a algo. Son cuatro o cinco muchachos que salen a levantar autos y listo. Aumentaron exponencialmente la cantidad de pandillas que se dedican a ese rubro. Te roban el auto y pueden ir por varios comercios, meterse a tu casa o hacer un secuestro exprés”.

 

Soluciones

Consultado por una posible solución a la problemática, Vicat señaló: “Las medidas hasta ahora se han revelado ineficaces. No significa que no haya buena voluntad por parte de los gobiernos, pero es un tema que está asentado, aceitado y que sufre el problema de la réplica delictiva”. Por eso postuló “la saturación policial preventiva”. Sin embargo, indicó que “es imposible en el Gran Buenos Aires sin la ayuda de la Nación, porque no cuenta con los medios logísticos ni humanos para cubrir todo el territorio”. Éste, además, “tiene una geografía muy compleja con la proliferación de asentamientos, lo que conspira contra la solución del problema. Desde el punto de vista estratégico se deberían hacer buenas tareas de inteligencia sobre las zonas donde se generan este tipo de bandas. Además, hay que hacer inteligencia criminal preventiva. Esto podría ayudar a mejorar el problema”, completó el licenciado en Seguridad Pública.

FUENTE: EL PROGRESO

Anuncios

Deja un comentario