LA R.A.M Y EL 23 DE OCTUBRE

Por  Adolfo Hugo Chiappe

Los trascendidos sobre jueces y fiscales federales que tienen que pedir permiso para realizar una investigación sobre un hecho criminal, lo haya cometido quién lo haya cometido, muestran a dichos jueces teniendo que negociar con bandas armadas el ingreso a un sector del territorio nacional, realizando una investigación tan elemental como la de encontrar el cuerpo de una víctima que se ha convertido en un conflicto político desde el primer día.-

También nos muestran a cuerpos de buzos acompañados por el Juez y el Fiscal sometidos a la perversa custodia de hombres encapuchados, armados con distintos elementos visibles (y nos preguntamos cuales son los no visibles que pudieron portar bajo sus vestimentas) custodiando lo que hacían buzos, peritos y juez en una investigación que desde el principio estuvo manchada por los bajos instintos de sectores que se niegan a reconocer que tendrán que esperar un nuevo turno electoral para acceder al Gobierno, tanto sea nacional como provincial.-

Estos hechos son inadmisibles, como lo es el reclamo de los terroristas del RAM de reivindicar soberanía (no la propiedad que si sería un tema a discutir y negociar) sobre una fracción significativa de nuestra Patagonia y del Sur de Chile.-

Estos violentos que allende la frontera son responsabilizados por crímenes, saqueos, amenzas, destrucción de medios de transporte , etc.,al igual que en nuestro país, no merecen sino el tratamiento de TERRORISTAS y el Estado, dentro del marco normativo vigente, deberá, pasado el cimbronazo de las elecciones del 22 de octubre, adoptar las más severas medidas posibles, respetando los derechos que a cada ser humano que habita nuestro territorio le corresponden, pero exigiéndoles cumplir con las obligaciones que todos y cada uno de nosotros debe respetar para convivir dentro del marco de la sociedad ARGENTINA.-

Por eso es de esperar que el 23 de octubre nuestros legítimos dirigentes políticos, más allá de quienes hayan ganado o perdido las elecciones, se sienten a acordar y respaldar un plan de acción que permita en el futuro inmediato desactivar a estos grupos que han desbordado todos y cada uno de los límites que nos asisten para reclamar por nuestros derechos.- Y quién así no lo haga deberá responder ante la Nación .-

Estos grupos no merecen ni el respaldo de la izquierda, ni de la derecha, como ya no lo merecen de las propias comunidades mapuches que en abrumadora mayoría han demostrado sus diferencias con los mismos.-


RESPETO A LOS DERECHOS DE LAS COMUNIDADES ORIGINARIAS DENTRO DEL MARCO DE LA LEY Y SANCION A QUIENES QUIEREN IMPONER POR LA FUERZA UN CONCEPTO DE NACIONALIDAD OPUESTO AL DE 42.000.000 DE ARGENTINOS.-

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: