Intendentes peronistas acceden a firmar el pacto fiscal de Vidal pero ponen condiciones

El presidente de Diputados, Manuel Mosca, acordó con Patricio Mussi los términos de su firma.

5a6f5f72d15ae_660_360!

El círculo más político de María Eugenia Vidal negocia con los intendentes peronistas los términos del Pacto Fiscal y de a poco los municipios se van sumando al acuerdo con el gobierno para avanzar en planes de austeridad.

El presidente de Diputados, Manuel Mosca, cerró hoy un acuerdo con el intendente de Berazategui, Patricio Mussi, para avanzar en esa línea. El gobierno trabaja en un ámbito de debate ante los pedidos de algunos alcaldes piden negociar los términos de ese pacto.

El planteo de algunos intendentes tiene que ver con la cantidad de servicios que brindan en sus distritos. Se sabe que el rol de los intendentes va más allá del viejo esquema de administración del alumbrado en las calles y la limpieza de la ciudad.

En esa línea piden algunas precisiones. “¿Cuál es la pauta salarial? ¿la que dice el Banco Central o la real?”, se preguntan algunos alcaldes. Otros exigen tener un número de trabajadores municipales por encima del crecimiento poblacional en virtud de los servicios que prestan sus municipios. “No todos los municipios brindamos los mismos servicios”, asegura otro alcalde peronista.

En el gobierno de Vidal están escuchando esos reclamos y acceden a algunas modificaciones. Todo está siendo monitoreado desde Gobernación por el Jefe de Gabinete, Federico Salvai.

En La Plata aseguran a pesar de las diferencias la Gobernadora no quiere entrar en un enfrentamiento político por estos temas. Reconocen los planteos de algunos intendentes y muestran voluntad avanzar con el Pacto Fiscal en todo el territorio.

Esta negociación se lleva adelante con intendentes peronistas, aunque un grupo de intendentes ultrakirchneristas se mantienen duros y sostienen su voluntad de no adherir al acuerdo. En ese grupo está  Jorge Ferraresi (Avellaneda), Mario Secco (Ensenada) y Paco Durañona (Areco).

En las últimas horas hubo avances importantes en algunos distritos. El oficialismo en Mar del Plata -uno de los distritos más grandes de la provincia- logró aprobar el pacto en el Concejo Deliberante. Lo mismo ocurrió en Salto, un municipio peronista. En tanto, Azul comenzó a avanzar con recortes en el gasto político.

En Mar del Plata, con los votos de Cambiemos y 1País, el intendente Carlos Arroyo logró adherir al pacto, tras el intento fallido del oficialismo de sacarlo por un decreto legislativo.

En tanto, en Salto, del jefe comunal peronista Ricardo Alessandro, confirmó que su distrito también se sumará a la medida impulsada por el gobierno provincial, aunque esgrimió algunas críticas.

“Vamos a adherir al pacto fiscal. Nosotros tenemos 769 empleados y en sueldos se nos va el 71 por ciento del presupuesto. A eso hay que ponerle un freno”, dijo Alessandro, dejando entrever su compromiso en llevar un control sobre la planta de trabajadores del municipio, algo que según el acuerdo no debe crecer más de la población de cada distrito.

El de Salto también aseguró que su administración no tendrá problemas con el punto que prohíbe endeudarse por encima del 10 por ciento, aunque sí hizo observaciones sobre los límites a los aumentos de tasas. “Creo que se va a complicar un poco con ese recorte, yo no creo que lo pueda aplicar ninguno (de los distritos), más cuando la provincia sube las tasas de una manera denodada”, apuntó.

Antes de Alessandro, el último intendente peronista en dar el sí al pacto había sido Marcos Pisano (Bolívar), quien se encuentra reemplazando al diputado nacional Eduardo “Bali” Bucca. En total, serían 50 municipios los que ya adhirieron. Entre ellos, estarían otros de la oposición como Guaminí, José C. Paz y Saavedra. Vale recordar que los adherentes contarán con beneficios financieros.

Fuente: La Política OnLine

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: