F. VARELA Y QUILMES

IMPACTANTE PROYECTO URBANO EN LA RIBERA DE QUILMES

Se trata de un proyecto urbano para la ribera de Quilmes realizado por tres alumnos de la U.C.A.L.P. Bernal. El proyecto cuenta con un nodo principal que es un estadio Mundialista, pensando en la participación de la Argentina junto a Uruguay como anfitriones del Mundial de Fútbol 2030.

La ribera es un espacio característico del partido de Quilmes. Es un lugar histórico en el cual se encontraron reducciones jesuíticas, lo cual indica que en un tiempo pasado fue habitado. Históricamente fue un lugar recreativo y vacacional el cual se fue desvalorizando por falta de planificación en el mantenimiento del mismo. Consideramos que el espacio ribereño de Quilmes contiene un gran potencial tanto recreativo como turístico, dada todas las actividades que se podrían desarrollar en dicha zona.

Proyecto

Se tomaron dos ideas fuertes para la intervención y revalorización de la Ribera de Quilmes. Unos de los dos temas fuertes para la intervención es la posibilidad de que Argentina junto con Uruguay ganen el postulado para ser sede del mundial de fútbol 2030, y la segunda es la utilización de nodos en toda la zona costera para la revitalización de los espacios públicos invitando a vivir una nueva ribera.

En la zona del estadio también se encuentra un puente que permite el cruce peatonal de la avenida, ya que en época de eventos es una manera segura y no dificultosa de desagotar el estadio sin congestionar el tránsito.

El Estadio Mundialista Jesuitas, contiene a su alrededor, unos piletones que en época de sudestada controlan la crecida del Río de la Plata.

null

El estadio en ese lugar cumple una función estratégica, ya que está a metros del polo de transferencia, a pocas cuadras del acceso a la Autopista Bs As – La Plata, y muy cerca de la Avenida Otamendi. Lo cual facilita el movimiento de masas de personas en los momentos que el estadio se encuentre lleno. Además, dicha ubicación tiene como propósito integrar el estadio al recorrido, que sea parte de un mejor espacio público, y no implantarlo dentro de un área urbana, ya que esto congestionaría dicha zona y generaría conflictos o problemas para con los vecinos. Para facilitar el acceso y desalojo se diseñó un puente con lenguaje similar al estadio creando un cruce peatonal elevado desde la salida del estadio hacia la plaza que cuenta con los dos edificios. Los edificios poseen oficinas, hotel, shopping, y otros usos comerciales, dichos edificios se encuentran implantados en una gran plaza que apoya y da albergue a los concurrentes del mismo estadio en épocas de festivales o eventos. Esta plaza genera un vacío sobre la Avenida Otamendi que invita a recorrer el espacio y dejar expuesto a las visuales el Estadio Mundialista Jesuita.

Como parte del proyecto era la urbanización de la zona comprendida entre las Av. Espora y la Av. Otamendi, se decidió implantar viviendas unifamiliares y bloques bajos de viviendas en altura. Se propuso tres tipologías de manzanas, donde predominan las viviendas en el caso de manzanas abiertas y cerradas, generando situaciones diversas durante el recorrido por dentro de la ciudad. Mientras que la tercer tipología cuenta con usos múltiples de oficinas y viviendas. Las alturas varían entre los 10, 15, 20 y 40 metros (para los edificios).

El utilizar estas diversas tipologías lo que uno puede controlar son las sombras proyectadas, cuanto más alto sean las edificaciones, mayor problema de asoleamiento presentará la intervención, mayor problema de usos de los espacios públicos ya que es una zona húmeda por naturaleza. Gehl, nos indica que la vida social se da en el nivel del espacio público, por lo tanto el edificio cuanto más alto sea, genera la vida privada y no social, por lo cual se plantearon alturas máximas de 20 metros en residencia ya que es una altura apropiada para la vida social y tampoco rompe con la las alturas de las viviendas propias del otro lado de la Av. Otamendi generando una diferencia sutil y no abrupta.

null

La Reserva permanece con sus características propias ya que es un pulmón y una área absorbente en épocas de la salida del río. El uso de la reserva va a ser un espacio de recreación natural con algunos senderos para su uso.

El proyecto busca mejorar la costa que se encuentra desde la Av. Otamendi hacia el sur. Como en esta parte se encuentra la bajada de la autopista Bs As – La Plata, se desea poner en condiciones los playones de estacionamientos existente como un nodo donde la gente deje su vehículo y recorra hasta el estadio el paseo gastronómico que se encuentra sobre la Av. Cervantes. Este paseo puede ser recorrido tanto peatonalmente como por medio de transporte público. De esta manera se comenzará a ordenar el uso de vehículos privados en la ribera, haciendo de la misma una urbanización más sustentable. Lo que permite tener un nodo de estacionamiento es generar un recorrido, pero lo más importante sería la fácil o directa evacuación de los vehículos en tiempos de eventos multitudinario.

Como segundo punto fuerte de la intervención, siendo el estadio primero como punto de partida, es el mencionado anteriormente uso de nodos. Los nodos principales serían; El Pejerrey Club, el estacionamiento, Polo de Transferencia, El Náutico, El Estadio (usos múltiples), el Anfiteatro que se encuentra en la costa y la urbanización ( oficinas y viviendas). La idea de insertar nodos es generar recorridos peatonales, para que la gente pueda recorrer la Ribera y así darle vida al nuevo espacio.

Unas de las propuesta fue las visuales desde la costa como la llegada desde el ferry donde uno puede apreciar los volúmenes haciendo un skyline morfológicamente agradable.

 

Estudiantes: Aquili, Federico – García, Gastón – Patrucco Bella, Claudio

 

Deja un comentario