Doscientos comerciantes perdieron su fuente de trabajo

Mientras el Outlet de Quilmes ardía en llamas, comenzaron a llegar de a poco los dueños de los 220 puestos en los que trabajaban allí dentro. Las caras de desazón y lágrimas aparecieron al ver que se quemaba su única fuente de trabajo.
SJWXFen27g_930x525

Entre el tumulto de transeúntes curiosos, se hicieron presentes los dueños de cada uno de los locales que funcionaban dentro del Outlet. Algunos recibieron el aviso por parte del Municipio y otros por compañeros que se fueron enterando por los medios de comunicación.

Apostados sobre la avenida Hipólito Yrigoyen, detrás de las vallas de seguridad, los comerciantes se encontraron con el dantesco panorama de haber perdido todo, por lo que se vivieron momentos de gran conmoción, con ataques de nervios, llanto, y desesperación. En ocasiones se generaron discusiones con la policía, ya que pretendían cruzar las cintas para acercarse al lugar.

DOLOR
Un hombre llegó en moto y se encontró con su novia en la esquina de Yrigoyen y San Lorenzo. Al ver el panorama sólo atinó a quitarse el casco y abrazarla: los dos tenían un puesto de ropa. Otra mujer le preguntó a un oficial qué alcance había tenido el fuego: “Totales, señora”, le respondió y las lágrimas comenzaron a brotarle.

Un poco más allá, otra mujer era contenida por su hijo. “Tenía dos puestos ahí adentro. Trabajábamos yo y toda mi familia, perdimos nuestra única fuente de trabajo. Ahí nadie tiene seguro, perdimos todo, me quiero morir”, expresó a PERSPECTIVA SUR.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: