• 14 mayo, 2021 07:14

La saga más lunática de la industria videolúdica retorna, prometiendo nuevos desafíos y experiencias tanto para fanáticos como para nuevos jugadores

Crash Bandicoot ha sido, con certeza, una saga que ha sabido entretener y divertir a toda una generación de jugadores, creando un estilo de juego unidireccional de plataformas único y entretenido. Con una variedad de niveles y enemigos desafiante y arrolladora, más de una vez hemos caído horas y horas en los zapatos de Crash y su hermana Coco (siempre girando, girando, girando hacia la libertad).

Para revivir un poco esa nostalgia y tras el éxito que ha suponido la remake N’sane Trilogy y Crash Team Racing Nitro Fueled (Beenox, 2019) a todas nuestras amadas consolas, la desarrolladora Toys For Bob lanzó la secuela de Crash Bandicoot: Warped, continuando la historia del mismo.

Historia

Tras los eventos transcurridos en Warped, los villanos Neo Cortex, N. Tropy y Uka Uka han logrado por fin encontrar el método para salir de la prisión del tiempo en donde se hallaban, creando una ruptura dimensional. N. Tropy tiene un plan: apoderarse del mundo, contando con la ayuda de Nitrus Brio y N. Gin, secuaces de Cortex.

Aku Aku, en vistas de lo sucedido, acude a un retozante Crash para investigar que sucede. Al llegar al fondo del asunto, los héroes descubren que las máscaras cuánticas (un nuevo elemento en la saga) han hecho su aparición, suceso que preocupa a Aku Aku. Ante una nueva calamidad acechando en la puerta, Crash y Coco se aventuran a través de las rupturas del tiempo para detener el cataclismo temporal que se avecina.

Jugabilidad

No hay mucho que decir sobre los controles, ya que no han cambiado demasiado a lo largo del tiempo. El sistema es el mismo, tercera persona y a una sola vía como es normal en un juego de plataformas. Como en todos los Crash, tenemos tres modos de cámara:

Los niveles principales se juegan en tercera persona, con vista hacia el frente en un plano tridimensional

Las secciones de bonificación se juegan en un plano bidimensional con vista de ave en modo perfil

Los niveles de persecución conservan las propiedades de los niveles normales pero a la inversa, dejando al enemigo en vista trasera

Excepto por ciertos momentos en que la cámara fija limita los puntos de visión, donde es necesaria la percepción de la profundidad, solo nos encontramos con una falta de acostumbramiento y saber, por supuesto, por donde saltamos. Algunas etapas requieren una coordinación mano-ojo entrenada para pasar ciertos niveles, y como siempre, existe la dificultad típica de la saga.

En lo que respecta a controles y movimiento, la fluidez y la comodidad se hacen ver en cualquiera de las tres formas de juego que ofrece la Switch, aunque favorezco un poco más el modo portátil gracias a la manejabilidad.

En Crash Bandicoot 4: It’s About Time poseemos dos modos de juego, sin contar el contrarreloj:

El estilo tradicional (retro), en donde Crash y Coco cuentan con una cantidad limitada de vidas y la posibilidad de conseguir más coleccionando 100 frutas Woompa

El estilo moderno, en el que las vidas son ilimitadas, pero cada muerte reinicia al jugador al último checkpoint que utilizó. Si el usuario muere demasiadas veces, se le otorga un Aku Aku o incluso un checkpoint extra (y por supuesto, el contador de muertes no podía faltar)

En adición a los niveles normales, tenemos la posibilidad de jugar con otros personajes que tomarán parte en la historia de forma indirecta: Dingodile, Neo Cortex y Tawna Bandicoot.

También podemos jugar en plataformas especiales, que pueden conseguirse solo en el modo contrarreloj. Estos niveles son filmaciones que revelan las pruebas efectuadas a Crash cuando Neo Cortex lo diseñó.

Los niveles están divididos en varios mundos, cada uno con un jefe y un escenario distintos, desde barcos pirata hasta terrenos desérticos plagados de tiburones (sí, tiburones) en los que pueden jugar tanto Crash como Coco (y en el futuro, con Tawna, Dingodile y Cortex). En cada uno de estos niveles pueden conseguirse hasta 6 gemas si se cumplen los siguientes requisitos:

  • Hasta 30 por ciento de frutas Woompa
  • Hasta 60 por ciento de frutas Woompa
  • Hasta 90 por ciento de frutas Woompa
  • Conseguir todas las cajas
  • Morir menos de tres veces

Esta última gema está oculta y se consigue rebuscando dentro del nivel

Más adelante se desbloquea el «modo invertido» ampliando el nivel y permitiendo al usuario conseguir más gemas.

También está presente el modo Contrarreloj, que dependiendo el tiempo que tome al usuario puede conseguir una reliquia común, de oro o de platino. Este modo se desbloquea al terminar el nivel por primera vez.

Una de las novedades en esta entrega, es la presencia de disfraces para Crash y Coco que se desbloquean al conseguir las gemas de cada nivel, y por lo tanto son necesarias para completar el juego al cien por ciento y la opción de jugar hasta cuatro personas en el modo multijugador.

La máscaras cuánticas

Hay un total de cuatro máscaras en el juego, las cuales otorgan distintas habilidades:

  • Lani-Loli: Controla las dimensiones y permite al jugador el materializar plataformas en vez de otras. Se consigue al principio del juego.
  • Akano: Permite a los personajes el girar a increíble velocidad, lo que les deja romper proyectiles enemigos, y cajas reforzadas.
  • Ika-Ika: Es la máscara de la gravedad. Con ella es posible invertirla y trasladarse por los techos.
  • Kupuna-Wa: Controla el tiempo. Usarla permite ralentizar los segundos para alcanzar plataformas rápidas o destruir enemigos veloces.

Gráficos y sonido

En lo que a gráficos respecta, Crash Bandicoot 4: It’s About Time ha empleado increíbles mejoras. Los bordes son más suavizados y definidos, los escenarios son más coloridos y alucinantes, se pulieron varios aspectos estéticos y hacen presencia los enemigos de apariencia luminosa.

La banda sonora tiene buena definición, respetando bastante la originalidad de la saga y despertando mucha nostalgia entre los jugadores veteranos. Eso sí, no resultan tan llamativos y no se adaptan en su totalidad al ambiente en el que hace presencia.

Rejugabilidad

Si el usuario desea tener el juego al cien por ciento, va a tener que entregar bastantes semanas de su vida para completar hasta el más mínimo detalle, especialmente cuando la dificultad del juego causa bastante frustración (en mi caso tuve que «descansar» varias veces para no tirar mi consola por un barranco).

En Resumen, Crash Bandicoot 4: It’s About Time es un juego que, a pesar de innovar bastante y adaptarse a las nuevas tendencias, no se ha alejado del núcleo y ha permitido que la saga inicialmente desarrollada por Naughty Dog se mantenga fresca. Hay que tener en cuenta de que otra empresa ha tomado las riendas, y por lo tanto debe imprimir su propio sello en el juego.