[Reseña] Doom Eternal (Xbox One)

Doom Slayer esta de vuelta y esta vez mas sangriento y sádico que nunca.

Doom Eternal es una secuela de Doom (2016) que actualiza lo que ya era una explosión absoluta. Sin embargo, la secuela no ha podido evitar algunos de los pasos en falso de su predecesor.

Mucha gente (y me incluyo) no sabía qué esperar cuando se produjo el lanzamiento de el nuevo y mejorado Doom en 2016, pero lo que obtuvimos fue un juego de disparos en primera persona que actualizó a la legendaria serie, 10 años después de su lanzamiento anterior, consolidando su legado.

Una secuela parecía inevitable y así fue: Doom Eternal. Si bien Doom (2016) presentó una gran cantidad de variedad de mapas y una versión bastante única de el Infierno, Doom Eternal aporta clase, textura y, francamente, maravilla a su configuración.


Gameplay de Doom Eternal

Casi todos los aspectos de nuestro personaje se pueden mejorar, y afortunadamente hay muchas maneras de encontrar los medios para hacerlo. Hay una gran variedad de elementos para matar en cada nivel, pero la exploración ya no se siente como una tarea. Desde secciones sub-acuáticas cortas hasta segmentos acrobáticos que parecen sacados directamente de Super Mario Galaxy, explorar niveles puede sonar muy diferente a lo que estamos acostumbrados en papel. Pero estos momentos nunca interrumpieron el impulso, y estábamos de vuelta en una pelea antes de darnos cuenta.

Dicho impulso es por las ya conocidas arenas de batalla, que ahora incluso se señalan en el minimapa. Tenían una gran importancia en el juego anterior, pero la necesidad de activar un nido de sangre cada vez se sentía innecesario. Ahora, tan pronto como te acerques al área, hay una gran posibilidad de que los enemigos ya te estén dando la bienvenida con bolas de fuego o incluso peleando entre ellos. Estos encuentros se sienten naturales, y todas las arenas están inteligentemente diseñadas para facilitar dar un paso atrás o un desvío para obtener ventaja sobre el enemigo, utilizando plataformas de salto y portales para la navegación, ya que todo lo que está a la vista está tratando de derribarnos.

Las nuevas incorporaciones de Doom Eternal te convierten en un ejército de un solo hombre, y el combate se siente más estratégico como resultado. Prender en llamas a los enemigos les hace soltar armaduras cuando se les dispara como si fueran pochoclos, los asesinatos de gloria te otorgan kits de salud muy necesarios y mutilar a los demonios con una motosierra conduce a una explosión de sangre, tripas y toneladas de municiones. Estos conceptos básicos son clave para la supervivencia, ya que desempeñan casi el papel de un libro de reglas a seguir, lo que parece mucho al principio pero lentamente se convierte en una segunda naturaleza.

Los demonios ahora tienen puntos débiles que pueden y deben ser explotados adecuadamente en medio de la batalla. Disparar una granada en la boca de un Cacodemon sera un instakill, exponiéndolo a un asesinato de gloria en el aire donde le rasgas el ojo con las manos. Puedes destruir el cañón de un Mancubus o la torreta en la cabeza de un Arachnotron para obtener ventajas tácticas mientras lidias con múltiples demonios a la vez. Si bien los primeros encuentros fueron más erráticos, en los niveles posteriores estába constantemente poniendo en práctica estas lecciones.

Dominar todas las armas y mejorar completamente tu traje, llevará un tiempo significativo, pero encontrar todo y vencer a la campaña principal se siente como un simple comienzo. Tan pronto como vemos que los créditos empiezan a salir, ya estaba pensando en seleccionar una dificultad más alta y regresar nuevamente. Doom Eternal te alienta a aprender todo lo que tiene para ofrecer hasta que se convierta en algo automatico, como disparar directamente a la cabeza, aprenderse los niveles, cada enemigo, sus ataques, etc.

A través del juego regular, Doom Eternal nos ofrece una gama de actualizaciones de armas, modificaciones y mejoras de personaje para ayudarnos en el camino. Si no estás inclinado a simplemente «rushear» la historia, entonces te vas a beneficiar gracias a un poco de exploración.

Estilo artístico y música de Doom Eternal

La banda sonora de Doom Eternal es perfecta. El compositor proveniente de australia Mick Gordon regreso para entregar otra partitura original, que sigue teniendo al metal como base y se adapta perfectamente a la estética de Doom. El trabajo de Gordon es intenso y original, combinando sonidos industriales, con profundos ritmos de graves que sirven como fondo para la acción demoníaca. Es quizás el ejemplo más agudo de cuán bien ha manejado ID Software el tono y el ambiente de los nuevos juegos de Doom.

Doom siempre tuvo buena música, pero hubiera sido mucho más fácil recrear las famosas melodías MIDI de los primeros juegos con guitarras de rock. En cambio, Gordon ha creado un sonido peculiar que la gente identificará con Doom tanto como las bandas sonoras de los 90.

En cuanto al diseño de niveles, los mapas se sienten muy bien diseñados para proporcionar una gran exploración. Siguen la gran estética del Doom del 2016, pero esta vez, le da un toque mas colorido, ya que existe una variedad de niveles aun mayor en esta secuela.

Otros Aspectos de Doom Eternal

Es posible que Doom Eternal sea un poco más fácil que el anterior titulo del año 2016. Sin embargo, al principio, es probable que tengas dificultades hasta que tengas algunas mejoras y una gama más amplia de armas, incluso si encontras lo básico antes.

Si bien no le di mucha importancia al Battlemode (salvo unas cuantas partidas), el nuevo modo multijugador asesino contra demonios es bastante divertido de jugar, la campaña tuvo la duración perfecta, sabiendo exactamente donde presentar un nuevo enemigo devastador por ejemplo, y otro punto a favor es que hay desafíos semanales que nos otorgan skins para nuestro personajes, y demonios dentro del multijugador, lo que deja la puerta abierta a que usemos el juego cada tanto.


Conclusión

Doom Eternal no está tan enfocado en la historia como su predecesor, y a veces se atasca en adiciones innecesarias. Pero no comprometen la experiencia central, que es tan vertiginosamente indulgente como cualquier otra cosa que juegues durante todo el año.

Doom Eternal es una versión más grande y ambiciosa de Doom, y en su mayor parte, el titulo es exactamente tan divertido de jugar como parece.

Lo bueno:

  • La historia ofrece una mezcla ordenada de humor y nostalgia
  • Muy buen diseño del mundo y sus niveles
  • El juego mantiene el ritmo acelerado en todo momento
  • Cut-Scenes realmente interesantes

Lo malo:

  • Las primeras horas de gameplay pueden ser pesadas
  • Demasiados tutoriales
  • Partes de plataformas innecesarios

Nota final
9/10

Overall
9/10
9/10
  • Graficos - 9/10
    9/10
  • Sonido - 10/10
    10/10
  • Gameplay - 8/10
    8/10
  • Historia - 8/10
    8/10
  • Rejugabilidad - 9/10
    9/10

Doom Eternal (Xbox One)

Doom Eternal no está tan enfocado en la historia como su predecesor, y a veces se atasca en adiciones innecesarias. Pero no comprometen la experiencia central, que es tan vertiginosamente indulgente como cualquier otra cosa que juegues durante todo el año.

Doom Eternal es una versión más grande y ambiciosa de Doom, y en su mayor parte, el titulo es exactamente tan divertido de jugar como parece.

Deja un comentario