[RESEÑA] HYPERGUN (STEAM)

El código de este juego fue otorgado por el estudio NVYVE para realizar la reseña y se jugó en la plataforma de Steam.
También se puede encontrar en PS4 y Xbox One.

En hypergun, tendrás que pasar por los diferentes niveles procedimentales estilo roguelite mientras vas desbloqueando diferentes modificaciones para tu arma, vencer algunos Jefes y eventualmente morir. Mirás cuantas hyper coins lograste juntar y decidís si usarlas ahora en la tienda de modificaciones para encontrarlas en tus próximas rondas o guardar tus monedas para desbloquear otros personajes que te ofrecen distintas habilidades que a diferencia de las modificaciones (que irán cambiando cada vez que entres a la simulación), estas te ofrecerán habilidades estáticas con las que siempre podrás contar, una vez que decidas que personaje va mejor con tu estilo (yo me quedé con el contador con escopeta).

La verdad es que para hablar de Hypergun, hay que hablar de su punto más alto, que en la otra cara de la moneda también lo convierte en su talón de Aquiles, y como las dos realidades conviven para traernos buenos momentos, sin destacar en nada. Su punto mayor y más flojo es su simpleza.

 

Como punto mayor

Desde que lo abrís, la música tecno te pone en el estado de animo perfecto, los gráficos sin ser nada del otro mundo también cumplen su objetivo de darte escenarios coloridos, enemigos reconocibles y trampas que te mantendrán todo el tiempo en movimiento.
Y los desarrolladores de NVYVE supieron que el movimiento iba a matar o consagrar a este juego, por lo que te dan una buena velocidad y doble salto desde el vamos para que puedas moverte por las salas de la forma que vos quieras.
Esos permisos no serán compartidos con tus enemigos, ellos siguen en su mayoría unas reglas que deben cumplir, y al aprenderlas, pueden funcionar a tu favor. Por ejemplo, en pisos elevados, una vez que tus enemigos te siguieron podes saltar de una plataforma a otra, y ellos, como no pueden saltar, van a tener que seguirte por el camino largo, dándote un mayor control para mantenerlos fuera de tu alcance, y concentrarlos en un lugar favorable. Aprender que hacer y que no hacer contra los respectivos enemigos se vuelve una tarea sencilla cuando sabes que esperar del AI.  Por esta razón, cada vez que recibes daño, se siente que es culpa tuya y no que el juego hizo algo que no podías prevenir, algo importantisimo para esta clase de juegos.

Para quienes hayan leído mi preview de este juego hace un par de semanas, sabrán que una de mis preocupaciones era con qué regularidad encuentro hypercoins (la moneda del juego que se mantiene cuando terminas la partida), y tengo que admitir que al jugar el juego completo ese problema no se me cruzó en ningún momento. Lo primero que hice es juntar 50 para desbloquear el personaje del contador y logré ese numero en un relativo corto plazo. No me estoy bañando en monedas pero siento que cada ronda es positiva y no perdí mi tiempo en mi búsqueda por la próxima compra.

Al principio la cantidad de botones que tenes que utilizar puede parecer incómodo con los cinco espacios para elegir modificaciones, un disparo común y uno especial y al menos dos para las habilidades se puede volver un simulador de malabarismo con los diferentes cooldowns pero una vez que te acostumbras se vuelve parte de la diversión, ya que solo usar el disparo normal del personaje pierde su encanto rápido. Por este motivo, es bueno que los desarrolladores hayan optado por no tener otro botón que manejar para recargar el arma, sino que se recargue automáticamente después de unos segundos de descanso.

Todos estos factores hacen del tiempo usado en este producto algo divertido de jugar. Pero como dije este es solo un lado de la moneda y es tiempo de decir como su simplicidad afecta al producto.

La simpleza es un arma de doble filo

He hablado de los enemigos en hypergun, pero decidí no ir en detalle en una parte primordial de la experiencia hasta ahora: los Jefes.  En mi preview también hablé de mi miedo por la cantidad de enemigos que íbamos a encontrar en el juego final. Resulta que, como aparecía en el preview build, este juego solo cuenta con 17 enemigos diferentes en total. En mi tiempo en el juego no logré llegar al final pero tengo entendido que en total hay 6 niveles en el juego, lo que convertiría al numero de bosses en el juego de los 17 en 6; porque en vez de ser jefes aleatorios, siempre te vas a encontrar con el mismo jefe dependiendo del nivel que estés.
Esto en si mismo no es un problema, en el tiempo en que he estado jugando este juego para hacer la review, también estuve jugando a «dead cells», otro juego donde los jefes van en orden. El problema es que dead cells tiene otros trucos bajo su manga. En el caso de Hypergun, se nota mucho la razón por la cual decidieron hacerlo de este modo: los bosses son irremediablemente uno más difícil que el otro. En comparación, el primer boss parece un tutorial de lo fácil que es, y me sorprendería que la gente encuentre algún problema con él después de un par de intentos.
Esto hace que la experiencia de los dos primeros niveles se vuelvan un esfuerzo, una perdida de tiempo hasta los otros, más interesantes, niveles. Y no solo hablo de los jefes. Al ir agregando enemigos en cada nivel los primeros niveles se vuelven cada vez más insulsos en comparación con la cantidad de enemigos y modificaciones que vas a tener en los niveles superiores. Incluso los ambientes se vuelven más coloridos e interesantes haciendo a los primeros aburridos en comparación. Mientras más jugas, más te gustaría una forma para saltearte esos primeros niveles e irte directo a lo bueno.
Cosa que es mucho más problemática por un motivo: al momento de escribir esta review, no hay forma para guardar y continuar más tarde una partida. Si estas en el nivel 3 y tenes que hacer cualquier otra cosa, te conviene dejar el juego en segunda pantalla porque si lo sacas y volves más tarde vas a encontrarte con que tenes que empezar otra vez. Y los mapas no son chicos tampoco. Si buscas ir por todo el mapa y buscar cada tacho dorado antes de ir al siguiente nivel, espero que tengas unas horas para entregárselas solamente a hypergun si esperas ver el final, si es que logras llegar al final en primer lugar

Conclusión

Hypergun es un buen juego, y si lo juzgamos sin compararlo con nada podemos encontrar mucho que querer. Pero este juego no se desarrollo en el vacío, no es el primer roguelite, ni siquiera es el mejor roguelite shooter en primera persona ya que pierde tanto en personalidad como en enemigos con «immortal redneck». No estoy seguro si los desarrolladores planean darle más contenido a futuro o si este es el resultado final, pero como es ahora, es difícil recomendarlo fuera de una oferta significativa. Habiendo dicho eso, aunque no necesite jugar más después de escribir esta reseña, me puedo ver a mi mismo volviendo al juego un dia de lluvia para ver si consigo armar el arma más poderosa.

 

LO BUENO

  • Gameplay rápido, táctico y seguro de si mismo.
  • música y atmósfera a la medida.

LO MALO

  • No hay forma de guardar en medio de una partida.
  • Los primeros niveles pierden el encanto.
  • En general, poco contenido en relación a enemigos.

NOTA FINAL: 6/10

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: