CARTA DE LECTORES

EL ADIOS DE “ESCUELITAS SALTEÑAS”

Amigos y colaboradores de “Escuelitas Salteñas”:

Después de 13 años de labor ininterrumpida para ayudar a los niños de las escuelas albergue de la Puna salteña, esta institución ha llegado a su final. Por tal motivo ya no recibimos donaciones ni se continuarán cobrando las cuotas a los socios. Las razones son varias, pero para sintetizar podemos decir que como todo en la vida tiene un principio y un final, este ciclo ha finalizado.

Son muchísimas las vivencias imborrables acumuladas en estos largos años.
Nunca voy a olvidar las caritas de los chiquitos al verme llegar por esos polvorientos caminos a sus lejanas escuelitas, como tampoco sus manitos haciéndome adiós cuando la camioneta se alejaba para volver al año siguiente.

Ellos sabían, porque yo siempre así se lo decía, que todas esas cajas y bolsas llenas de cosas lindas y tan necesarias para ellos, cargadas en los camiones de Gendarmería, eran un mensaje del cariño de mucha gente de su país, que desde muy lejos pensaban en ellos y se esforzaban para que les llegaran a través de muchísimos kilómetros atravesando muchas provincias, hasta esos puntitos perdidos en el mapa de esta Argentina de todos.

Y en sus ojitos brillantes podía leer la sorpresa de saber que no estaban tan solitos enfrentando tantas dificultades, tanto frío, tanto viento, tanta soledad, para poder aprender, estudiar, tener tal vez algún día la posibilidad de una vida un poquito mejor que sus padres, que también se sacrificaban en pos de ese futuro para sus hijos, separándose de ellos durante largas semanas para dejarlos en esas escuelitas albergue donde vivirían al cuidado de sus maestros que con mucho cariño les enseñaban, los cuidaban y los educaban con tanto amor.

El balance es muy positivo: 25 escuelas de frontera y exactamente 6.916 bultos fueron enviados a ellas, casi 7.000 cajas llenas de juguetes, zapatos, zapatillas, comestibles, libros, cuadernos, útiles…y bolsas de arpillera cosidas una por una, llenas de ropa calentita, elegida, seleccionada, limpita y prolija, para esos chicos y para toda su familia también.

Y tantas cosas necesarias para ellos y para sus escuelas…desde aquellos generadores eólicos, las zapatillas, las bicicletas, las mantas de polar, las camperas, los buzos, los útiles escolares con sus carpetas, cuadernos, lápices y todo lo que conformaban esos kits armados uno por uno para cada uno de los chicos de las escuelitas de la Red, y tantas otras cosas, hasta por último los 29 calefactores a gas para 6 de las escuelitas que no tenían calefacción y que están siendo instalados en ellas. Todo fue comprado con lo recaudado cada año en los festivales en el Fortín Quilmes.

Y también hay tantos agradecimientos y tantas gracias para dar!!

A nuestra Gendarmería Nacional, en primer lugar. Porque fueron ellos los que permanentemente, desde el primer momento llevaron todos y cada uno de esos casi 7.000 bultos a cada una de las escuelitas destinadas. No importaba lo difícil del acceso a ellas. Ellos siempre llegaron! Por angostos caminos de cornisa, atravesando arenales y arroyos secos y pedregosos, con toda la solidaridad y el sentido humanitario de esos rudos hombres que cuidan nuestras fronteras.

A todos ustedes! A quienes se acercaron haciendo que este grupo inicial de aquel lejano 2004 se fuera transformando en una verdadera Red Solidaria, trayendo sus donaciones de todo tipo. Con el cuidado y el esmero que muchos ponían en que todo estuviera en buen estado.

A quienes se convirtieron en socios, ayudando a compartir los gastos que implicaban esos envíos. A quienes también nos acompañaron en los Festivales en el Fortín contribuyendo con cada “cajita de fósforos” a poder comprar tantas cosas para los salteñitos. A quienes donaron tortas y regalos para las “cajitas”, en especial a Carlos Tarditti que cada año nos armaba sus enormes canastas llenas de productos del Supermercado “Los Ángeles”.

Al tenor Sergio Barrera, que nos regaló su arte y su maravillosa voz en esos festivales
Al Ministerio de Turismo de Salta, que con la permanente intermediación de la querida salteña Andrea Flores, me brindaban el alojamiento en hermosos hoteles durante mi estadía en la ciudad.

Al Ministerio de Educación de Salta, que cada año ponía a disposición una camioneta 4×4 con su chofer para llegar a cada una de las escuelitas de la Puna.
A las tres Secretarias Privadas de la Ministra, Julia, Adriana y Graciela, que con su calidez y cordialidad atendieron siempre mis inquietudes. Y también a la Sra. Ministra por haber cumplido su promesa de enviar a retirar el envío que tenemos preparado para las escuelas de Cerro Negro, de lo que pronto informaremos.

Será este el último envío de donaciones de Escuelitas Salteñas.
A la Arq. Eugenia Imbaud, quien me asesoró en la compra de los calefactores a gas y se está ocupando de la supervisión de la instalación de los mismos en cada una de las escuelitas destinadas.

Y por fin un agradecimiento y un recuerdo muy sentido para quien ya no está, mi querida amiga salteña, Carmen Marquillas, quien fue mi compañera en esos viajes por esos agrestes parajes de la Puna.

Y para terminar a cada uno de los miembros de la Comisión Directiva de “Escuelitas Salteñas”…Kitty Benadossi, Susy Michelini, Malú Gamboa, Margarita Saraví, Cristina Bucceri, Susana Palomeque, Elina Zardini, Laura Bússolo y Carlos Buisel Quintana, quien fue el principal hacedor del trabajo de todos estos años, ya que era quien se ocupaba diariamente de la recepción, selección y armado de cada una de las donaciones y organización de los envíos.  Y un entrañable recuerdo para quienes tanto hicieron en nuestra Comisión y ya no están, Graciela Buisel Quintana y Patricia Zerbino.

Yo fui solamente la cara visible de este maravilloso equipo conformado por un grupo mancomunado por la amistad, el cariño y el objetivo común de estar juntos tantos años para lograr en la medida de nuestra posibilidades dibujar una sonrisa de alegría en las caritas de esos queridos chiquitos de nuestra Puna salteña

Con todo mi cariño, gracias a todos, y hasta siempre

Silvia Sacchiero

Un comentario en “CARTA DE LECTORES

  • el 20 noviembre, 2017 a las 10:26
    Permalink

    Que pena que no se pueda seguir con tan magnifica obra…los chicos salteños seran los que mas lo sentiran….gracias a todo su esfuerzo!!!!

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: